Si eres un inmigrante digital, ¡estás en valor!

Siempre me ha llamado la atención que, desde la anterior crisis mundial, bastantes empresas se deshagan del conocimiento y experiencia de l@s seniors. En lugar de combinar varias generaciones, aportando cada una sus virtudes, deciden eliminar las personas de +50 años. Seguro que esas mismas firmas de cara al exterior alardean sobre “su responsabilidad social corporativa”, obviando la más importante: la interior.

Desde mayo de este año han aparecido varios artículos en prensa donde aseguran que las personas mayores de 50 años serán clave para la recuperación económica post-Covid-19. Todos ellos coinciden en las virtudes de l@s seniors: conocimiento, experiencia, compromiso, resiliencia, esfuerzo, paciencia, asertividad, mentoría para los más jóvenes, servicio al equipo más que competitividad, aceptación de nuevos retos que se le han ido planteando, capacidad de superación de otras crisis y su habilidad en el desarrollo de habilidades para superar las dificultades, adaptación a los cambios solucionando los problemas que van surgiendo.

Uno de los ejemplos es la digitalización. L@s seniors se adaptaron a los cambios tecnológicos, asumieron y superaron el reto de digitalizarse aprendiendo nuevas habilidades. En concreto pasaron de utilizar máquinas de escribir a ordenadores en continua evolución, por no hablar del imparable avance de los teléfonos que han pasado de ser analógicos a inteligentes. Marc Prensky, escritor americano fue el primero en describir y diferenciar los nativos digitales e inmigrantes digitales. Las personas nativas digitales son las que nacieron cuando Internet ya existía, por lo que están directamente conectadas. Las inmigrantes digitales son las que nacieron antes de la conexión y se han tenido que adaptar a la nueva forma de trabajar, alfabetizarse digitalmente: aprender a conectarse, utilizar la tecnología para buscar información, procesarla y utilizarla.

Así que si eres una de esas personas que con el Covid-19 te has quedado sin empleo, piensa en todas las virtudes que ya tienes, habilidades adquiridas y desarrolladas para asumir los retos, las novedades que se te han ido presentando y como has ido superando las dificultades. Estas cualidades son precisamente las que suelen pedir en las ofertas de empleo, por lo tanto ponlas en valor, inspírate en estos artículos de prensa para conseguir un nuevo empleo.

Imagen post realizada con Canva. Nube de palabras realizada con nubedepalabras.

¿En qué nos afectará todo esto cuando acabe?

Habíamos oído hablar de la plaga de la peste, fiebre amarilla, cólera. ¿Quién nos iba a decir que viviríamos en primera persona una pandemia? Hemos tenido que aprender y adaptarnos rápidamente a las medidas de protección individual y colectiva. Sin embargo, antes que eso primero tuvimos que pasar por la vergüenza ajena de ver los supermercados vacíos, arrasados. Todo fue debido al miedo, que también se contagia de unos a otros. Pienso en las personas que trabajan en los suministros de alimentación, reparto, limpieza, que hasta ahora eran trabajos poco cualificados con la gran contradicción de que sin embargo son trabajador@s esenciales con un salario mínimo exponiéndose a diario. Precisamente por esa exposición, en lugar de ponerlo en valor, ahora a algunos se les coacciona para que abandonen sus hogares para no “perjudicar” a su vecindario, incluso al personal sanitario al que también se le aplaude todas las tardes.

Asimismo se ha puesto de manifiesto las desigualdades sociales, ya que no todo el mundo tiene recursos para pagar los precios desorbitados de las pocas mascarillas y guantes adecuados que se han encontrado. Tampoco todas las familias tienen equipos informáticos y espacio suficiente en sus casas para “tele” estudiar y trabajar.

Por otro lado, también ha habido consecuencias positivas. Con el confinamiento, la contaminación ha bajado a mínimos históricos, incluso el agua de las costas es mucho más limpia. En general, todos queremos sentirnos útiles y ayudar. Ha habido fábricas que han dejado de hacer sus productos para abastecer hospitales. Personas particulares que han utilizado sus propios medios para el mismo fin. La plantilla de las empresas ha puesto sus recursos personales para poder seguir trabajando desde casa, incluso ayudando a otros departamentos que se han visto desbordados por la situación. Hemos desarrollado una red entre nuestro entorno próximo para ayudarnos cada uno con lo que ha podido.

Ahora nos preguntamos en qué nos afectará todo esto cuando acabe, la incertidumbre de volver a los trabajos, si seguiremos como antes o en qué nos cambiará en la forma que compramos, nos relacionamos y trabajamos. ¿Es posible que esta situación nos lleve a reinventarnos, a volver a consumir productos de proximidad, a volver a fabricar y producir, a salir sólo en grupos reducidos manteniendo las distancias, a avanzar con la transformación digital, a seguir al menos en parte con el teletrabajo para contribuir con el medioambiente, a instaurar la reforma horaria?

Imagen post realizada con Canva. Fotografía escritorio de la derecha es de mi banco de imágenes personal.

¿Cómo hablamos y escribimos la 3ª persona?

Este año coincidiendo con el post de marzo, el día 8 se celebra el día internacional de la mujer, también quiero hacer una reflexión como el año pasado. Este año es sobre cómo hablamos y escribimos la 3ª persona.

Siempre se ha protegido la masculinidad de los nombres y hasta hace algunos años lo hemos visto normal. En general, las mujeres estamos acostumbradas a que se nos englobe en el colectivo general masculino y vivimos con ello. Hace algunos años hemos empezado a utilizar el binomio masculino-femenino, pero también es cierto que además de largo es excluyente, ya que entre otros no engloba a las personas transgénero, así que como tantas cosas, ¿por qué no podemos cambiarlo y utilizar otras formas de decirlo?

Para escribir podemos utilizar la @, o la x, por ejemplo: l@s secretari@s o lxs secretarixs. Pero no podemos expresarlo cuando hablamos, únicamente el binomio los secretarios y las secretarias, que como he comentado antes, además de largo es excluyente. En inglés hay un modo de nombrarlo que además de breve, no discrimina el género al hablar o escribir, utilizan los pronombres colectivos other para el singular en lugar de he/him/his o she/her/hers y they para el plural. En castellano sería utilizar la e, por ejemplo, para el singular: le secretarie y para el plural: les secretaries. Sin embargo con la e ha habido mucha polémica. También podemos utilizar el nombre colectivo, por ejemplo: el secretariado o el personal de Secretaría.

Todo cambia, evoluciona y las personas (o nosotres, nosotr@s, nosotrxs) debemos adaptarnos. Así que aunque cueste al principio, si hacemos el esfuerzo, cambiando nuestra forma de escribir y hablar, estamos abriendo nuestra mente haciéndonos más tolerantes e inclusiv@s.

Imagen post realizada con Canva.

5 años de blog

Un día como hoy hace 5 años empecé a escribir en este blog personal mi primer post al que muchas veces hago referencia: Empezar a ser CO. Precisamente con esa voluntad, quiero COmpartir qué me llevó a hacerlo.

Siempre he pensado que nuestro trabajo como Secretarias, Asistentes, es vocacional, ayudamos a otras personas dando nuestro soporte. De la misma manera nos ayudamos entre nosotras. Hablo de nosotras, en femenino, porque la gran mayoría somos mujeres. Cuando necesitamos hacer algo y no sabemos cómo hacerlo, primero preguntamos a nuestras compañeras cercanas. Asimismo tenemos la opción de Internet. Buscando en Google encontramos la ayuda de alguien que ha compartido previamente su experiencia. Cada persona es diferente y tiene una formación y experiencia particular, por lo que cada una aporta su grano de arena.  En el post que dediqué al libro de Alicia Pomares, experta en RRHH: “Conectar TALENTO, proyectar EFICACIA”, comenté cuáles son las competencias más relevantes para RRHH. Entre ellas están las Digitales, porque la revolución/transformación digital nos ha llevado de guardar la información como un tesoro, que daba poder, a compartirla, a circular recursos para colaborar, ayudar a otras personas. Precisamente a través de los blogs he encontrado a otras compañeras estupendas que comparten su gran experiencia e incluso dan formación y conferencias, como Erika Martín.

En mi caso, todo empieza hace algunos años que, como a mucha gente, me tocó vivir la crisis de lleno. Fue una época difícil, muchas empresas cerraban o bien reajustaban su plantilla. Dediqué mucho tiempo a ponerme al día de todas las tendencias de RRHH, saber qué era lo que se estaba buscando y cómo pasar los procesos de selección, por lo que conseguí ir enlazando un trabajo con otro. La suerte existe, sin embargo a mí más que una sola cosa, me funcionó trabajar mucho para detectar y aprovechar las oportunidades. Una de ellas fue sacarme el Certificado de Profesionalidad de Asistencia a la Dirección. Decidí invertir tiempo en mí, dedicarlo a mi actualización y aprender de nuevo. Fue un año que me ayudó mucho personalmente, no sólo profesionalmente, sino también psicológicamente. Cuando la situación es tan difícil, juntarte con personas con las mismas inquietudes y aprender de nuevo como superar las dificultades es un gran salvavidas. Hoy en día seguimos manteniendo el contacto con algunas de mis compañeras: Marta Amaré, Marta Costa y Silvia Soriano, convirtiéndonos en un grupo de amistad que, con el tiempo, en lugar de perderlo, lo vamos fortaleciendo, siendo además un centro de soporte cuando alguna lo necesita. Una de las profesoras que teníamos, de las mejores que he tenido, Maite Lamiel, dijo en clase que cuando se busca trabajo, una de las maneras de darse a conocer es a través de un blog. Mientras estábamos en la formación, algunas de las compañeras nos decidimos y creamos un blog conjunto: Secretarias 3.0. Cada una aportaba su experiencia y entre todas construíamos el blog sin saber bien cómo hacerlo, ya que en esto la mayoría éramos completamente novatas, no obstante lo hicimos. Acabamos el curso y fuimos encontrando trabajo, por lo que seguir escribiendo todas en el blog colectivo era realmente difícil. Posteriormente realicé algún curso sobre blogs y RRSS y me recomendaron que abriera un blog personal.

A todos los cursos, seminarios, conferencias que asistí insistían mucho en abrir un blog. Advertían que una vez abierto, se tenía que mantener, ya que muchos se abandonaban el primer año. Hay quien recomienda escribir con bastante frecuencia y post largos. Del mismo modo hay bastantes opiniones de que es mejor escribir poco y de mejor calidad. Quería escribir sobre mi profesión y decidí hacerlo en este blog con un post mensual y corto porque dado el poco tiempo libre que tiene todo el mundo e Internet cada vez más saturado, me preguntaba y me sigo preguntando: ¿Quién me va a leer a mí? Así que pensé que sería buena idea decir más o menos todo en pocas palabras. La verdad es que no pretendía nada en concreto, simplemente empecé a escribir mi experiencia para toda aquella persona que le pudiera ser de interés.

Al principio me parecía muy difícil escribir sobre mi profesión, mis inquietudes y compartirlas. Me daba mucha vergüenza, miedo al ridículo, a la exposición, pero si quería hacer algo tenía que ser valiente, así que aunque me costaba muchísimo, me puse. He ido aprendiendo y sigo aprendiendo. Poco a poco he ido creando las categorías y los temas. He ido haciendo una planificación anual que me ayuda mucho a no quedarme en blanco sin saber sobre qué escribir. Aquello que la inspiración te pille trabajando, en mi caso ha sido tal cual. No pienso demasiado en el resultado final, sencillamente escribo lo que tengo en la cabeza como si se lo contara a una compañera o amiga, pongo las ideas sueltas en puntos, viñetas. Si lo dejo así me da la sensación que da aire al post y facilita la lectura. Si lo escribo todo junto, poco a poco voy viendo que hay ideas que son parecidas, entonces las pongo todas juntas, las enlazo, resumo y elimino las repetidas y poco a poco sin darme cuenta voy estructurando los párrafos. Si veo que me queda demasiado extenso, lo rehago de manera que lo explico en 2 post. Este va a ser uno sólo y mucho más largo de lo habitual.

Si alguien está pensando en crear un blog y no sabe por dónde empezar, iría bien:

  • Realizar un curso sobre la creación de blogs.
  • Pensar sobre qué se quiere escribir, el contenido del blog.
  • Hacer una lista de categorías que interese.
  • A continuación dentro de cada categoría, otra lista de diferentes temas a desarrollar, lo que serán los post.
  • Planificar sobre cada cuanto se puede publicar.
  • Ordenarlo todo y decidir cuándo publicar cada post.
  • Por último, hacerlo.

Como dice Alfonso Alcántara en su libro #superprofesional, no se trata de decir no tengo tiempo, sino decidir a qué se lo dedicas. Porque tiempo libre todos tenemos poco, por lo que priorizamos a qué se lo dedicamos. La formación no la debemos dejar sólo para cuando estamos en el desempleo, sino intentar mantenerla para estar siempre empleables. Ahora estoy dedicando parte de mi tiempo libre a estudiar MOOC’s, así que no voy a poder publicar cada mes. Tengo la necesidad de alimentarme de nuevo con nuevas materias.

Espero haber animado a alguien a empezar a escribir, me gusta pensar que formamos una gran comunidad de Secretarias y Asistentes que entre todas nos ayudamos. Por lo que si aún no lo habéis hecho y os apetece, os animo a compartir también vuestra experiencia. Si lo hacéis, dejarme un mensaje y tendréis una seguidora.

Mil gracias por leerme.

 

Imagen post realizada con Canva. Fotografía central manos es de mi banco de imágenes personal.

¿Has oído hablar de los MOOC’s?

Ha llegado de nuevo fin de año y con él la época de hacer balance y pensar en qué apetece hacer, deberíamos hacer o seguir haciendo para el nuevo año. Una de las cosas que siempre están ahí es la de seguir con la formación, estar al día, adquirir nuevas competencias, mejorar los idiomas o empezar con alguno nuevo. Sin embargo se hace difícil trabajando con los horarios partidos interminables que absorben el día, los quehaceres familiares y personales. Por lo que apetece más una distracción lúdica quedando pendiente la formación.

Una buena opción para seguir con la formación cuando hay poco tiempo es realizar algún MOOC. Esta palabra es el acrónimo de Massive Open Online Course. Son cursos online masivos abiertos, es decir gratuitos para toda aquella persona que quiera estudiar y tenga acceso a Internet. Su origen es de 2 profesores, George Siemens y Stehpen Downes que en 2008 decidieron hacer un curso de Conectivismo y Aprendizaje Conectado (CCK08) en la Universidad de Manitoba, en Canadá. Desde entonces empezaron a surgir otros MOOC’s habiendo hoy en día infinidad de ellos de todo tipo en diferentes universidades del mundo.

Tan sólo hay que teclear en Google la palabra MOOC para que aparezca un listado de plataformas que ofrecen cursos impartidos por las mejores universidades nacionales e internacionales en varios idiomas. Brindan diversos temas: científicos, tecnológicos, ofimáticos, humanísticos, educación, negocios, desarrollo personal, idiomas. Algunos cursos tienen una duración de un mes, otros de más tiempo, con variabilidad de niveles de dificultad y horas de estudio. Hay que decir que no equivalen a un curso universitario, no obstante es una introducción sobre el tema que interese o aprender sobre algún contenido específico. Además se pueden seguir incluso desde la aplicación del móvil. Así que este puede ser un buen propósito de nuevo año. ¡FELIZ 2020!

 

Imagen post realizada con Canva.

¿Qué ocurre cuando se tiene que recoger dinero para un regalo para un compañero/a?

Se ha de ir detrás del personal, suele haber algún/a remolón/ona y algún/una compañero/a tiene que acabar poniendo su parte porque ese día no lleva nada de dinero, y otro día tampoco, se le olvidó… Al final cuando hay que hacer otro regalo se cuenta sólo con las personas que siempre ponen el dinero. Puede ser que alguna persona de las que no lo pone reclame estar presente en los potes, se cuele en el momento de la entrega del regalo y hasta firme la tarjeta sin haber participado ni pensar participar. Todo esto genera, como es lógico, bastante mal estar porque aunque esa cantidad de dinero no es importante, a nadie le gusta ese comportamiento.

Hoy en día podemos solucionar esta situación si la externalizamos. Hay varias plataformas online que con unos sencillos pasos se crea la recolecta. Se da de alta indicando el tipo de recolecta: nacimiento, despedida… Se escoge el tipo de aportaciones de cada uno: libre o fija y se establece una fecha límite. Se redacta el motivo del pote y se envía el enlace por e-mail a los/a compañeros/as. Cada persona que quiera hacer una aportación paga directamente a la web con su tarjeta. La persona que haya organizado el pote podrá ir viendo cómo se va llenando y quién ha participado. Llegado el día, con el dinero e-recogido se podrá escoger el regalo en alguna de las e-tiendas asociadas. El destinatario recibirá el regalo directamente en la oficina junto con la felicitación en donde estarán incluidos los compañeros que realizaron la aportación.

Al recibir el regalo en la oficina se puede avisar a la persona destinataria que pase ella misma a recibirlo, decirle que viene alguien preguntando por ella o llevárselo a su puesto y entonces ver su cara de sorpresa.

 

Imagen post realizada con Canva.

Organización agenda acompañantes de las visitas

¿Alguna vez te han pedido ayuda para organizar una agenda paralela para los acompañantes que asisten a un congreso, evento, viaje o visita importante?

Algunas veces hay que organizar una agenda paralela para los acompañantes. Así que tendremos que preparar una bienvenida adecuada tanto para la visita como para su acompañante.

En este caso tenemos que preguntar cómo organizarlo:

  • Quién lo organizará y quién lo supervisará. Si nos lo encargan a nosotras, nos lo supervisará nuestro jefe, por lo que podrá valorar la carga extra de trabajo.
  • Quién asumirá el coste. Si sólo nos pondremos en contacto con las diferentes personas y empresas o lo asumirá nuestra empresa. En este último caso tendremos que presentar una valoración del precio medio de los servicios.
  • El/la acompañante deberá ir acompañado/a todo el tiempo, unas horas, días concretos.
  • En el caso que deba ir acompañado/a, quién irá con él/ella.
  • Cómo quieren que se realicen los desplazamientos por la ciudad: taxis, coche con chófer. Debemos pensar en un vehículo apropiado si tiene algún tipo de movilidad reducida.

Tendremos que informarnos sobre el/la acompañante:

  • Más o menos la edad, si es hombre o mujer.
  • Si ya ha visitado la ciudad con anterioridad.
  • Si ha pensado en realizar alguna visita cultural.
  • Si quiere que realicemos reserva en restaurantes. Interesarnos por si tiene alguna intolerancia.
  • Si necesita un personal shopper para visitar tiendas especializadas.
  • Podemos sorprender si preguntamos si tiene alguna afición para buscar actividades y espectáculos relacionados para los días de la visita.
  • Preparar plano de la ciudad, programa actividades.
  • Tener varias propuestas preparadas para cambios de última hora.
  • Detalle obsequio para entregar al final de la visita.

Una vez tengamos todos los detalles, podremos presentar los diferentes presupuestos y la valoración del precio medio de los servicios.

Cuando se tenga todo decidido y contratado, entregar el dossier viaje definitivo.

Realizar el coste final del viaje para presentarlo y tenerlo preparado para la verificación rápida de las facturas de viajes.

 

Imagen post realizada con Canva. Todas las fotografías son de mi banco de imágenes personal.

¿Sabes que no hace tantos años para ser Secretaria tenías que estudiar taquigrafía?

Hay una cosa que me sorprende, es que todavía se ofrecen libros y cursos de taquigrafía. No hace tantos años para ser Secretaria tenías que aprender obligatoriamente además de dactilografía, taquigrafía.

La taquigrafía es una adaptación de la escritura manual estándar a una con unos signos especiales para transcribir a la misma velocidad que un orador expone su discurso. Este modo de escribir proviene de las antiguas culturas fenicia, griega y romana. Tiene varios sistemas y cada uno su método.

Hace no tantos años se empleaba, por ejemplo, para anotar las cartas que un jefe dictaba y que luego se pasaban a máquina. También se empleaba cuando la secretaria debía tomar nota en una reunión de todo lo que se hablaba para redactar el acta. Algunas tenían tantas páginas que parecían relatos cortos o novelas. Para poder llegar a la velocidad necesaria se debía practicar bastante e incluso cada secretaria adaptaba los signos a su sector, empresa, área, por lo que era difícil que una pudiera transcribir las anotaciones de otra. Hoy en día este modo de escribir se sigue utilizando en las Cortes generales. Las taquígrafas, la mayoría mujeres, anotan todo lo que ocurre en el hemiciclo a mano y con la máquina de estenotipia, taquigrafía a máquina.

Yo misma estudié taquigrafía, pero sinceramente no sé qué sistema exactamente. La foto de la izquierda que ilustra el post es de mis apuntes. Lo cierto es que cogí sólo algunos signos, los adapté y los combiné con las abreviaturas e iniciales convencionales. Cuando alguna vez alguien que ha mirado mis notas y me ha preguntado si es taquigrafía, he respondido que es mi propia taquigrafía. Vamos, lo que hacemos todas habitualmente sin necesidad de nada especial. Creo que es mucho más rápido que cada una adapte su propia escritura desde la convencional con las abreviaturas e iniciales propias de su sector, empresa, etc.

Nuestra profesión ha evolucionado mucho, actualmente hay aplicaciones que graban e incluso transcriben directamente. Actualmente hasta los juicios se graban en vídeo al que los letrados pueden acceder posteriormente. Si tenemos que transcribir una grabación, podemos parar y volver a emitir cuantas veces sea necesario para tenerlo todo bien anotado.

Por otro lado, es cierto que hay más reuniones de las necesarias, por lo que es preferible tomar nota únicamente, por lo que no hace falta signos especiales, de lo más importante para redactar actas breves, si puede ser en una sola hoja, con un seguimiento reflejado en un diagrama de Gantt para concretar los asuntos.

Por todo ello hoy en día a nivel de empresa ya no se utiliza la taquigrafía. Así que antes de invertir tiempo y dinero en aprender algo nuevo, debemos plantearnos qué nos hace falta para mejorar en nuestro trabajo para añadir valor a nuestra posición. Si tenemos nuevas tareas que suponen un reto, septiembre es una buena época para su planteamiento.

 

Imagen post realizada con Canva. Fotografía libreta de la izquierda es de mi banco de imágenes personal.

Tu futuro es hoy

Libro Tu futuro es hoy

Para todas aquellas personas que estén en proceso de cambio laboral, recomiendo la lectura de un libro que ya sólo el título es motivador: Tu futuro es hoy, de Francisco Alcaide y Laura Chica. Invita a desarrollar 40 puntos clave como:

  • La reflexión y la acción. Ambas juntas, no separadas. Reflexionar, planificar, llevar a la acción. No dejar para mañana lo que se pueda hacer hoy, avanzar cada día un poco.
  • Convivir con el miedo, gestionarlo y dar el primer paso. No esperar el momento perfecto porque nunca llegará. Querer cambiar, aprender y ponerse en marcha.
  • Tener capacidad de adaptación, asumir los cambios y afrontar incertidumbres, tener coraje, ser valiente y paciente. Realmente las cosas no son cuando uno quiere, por lo que se ha de tener paciencia y de mientras, prepararse.
  • Tener una actitud de aprendizaje, no acomodarse, estar alerta, al día en todo lo que podamos de nuestro sector, hacer networking, trabajar la marca personal.
  • Entrenar el cerebro construyendo hábitos para que se acostumbre a las situaciones de incertidumbre y novedad para no dejar que lo apodere el miedo. La sociedad cambia mucho más rápido que la velocidad a la que se adapta el cerebro. Para este, cualquier cambio aunque sea para mejor es percibido como un ataque a la supervivencia, por ello no le gusta la incertidumbre.
  • Desarrollar la resiliencia, gestionar las adversidades, la incertidumbre, saber relativizar y ser flexibles.
  • Trabajar la constancia, disciplina, paciencia, hábito, lo que nos llevará al compromiso con  nosotros mismos, y ello producirá la automotivación.
  • Aprender a ser productivo para no perder el tiempo, la energía y el esfuerzo. Desarrollar la creatividad para buscar alternativas para conseguir llegar a más gente con menos esfuerzo a mejor precio. Por más que se disfrute haciendo el trabajo, se ha de poner en valor y pedir lo que corresponde.
  • No compararse con nadie. Cada persona es diferente, cada uno tiene un punto de vista desde su percepción, realidad, vivencia, valores y por lo tanto su propia opinión y modo de hacer.
  • Trabajar en equipo en el que exista conflicto. Siempre he escuchado las ventajas de trabajar en un equipo “perfecto”, sin embargo los autores proponen que no tiene por qué haber acuerdo en todo. La diversidad de perfiles, puntos de vista y criterios, enriquece, por lo que el conflicto bien gestionado permite crecer y se convierte en algo positivo.
  • Perdonar y perdonarse. Mirar atrás sin resentimientos. Pedir perdón y perdonarse. Aprender de los errores y mejorar.
  • Ser agradecido. Transmite actitud positiva. La gratitud atrae gratitud. En ocasiones hasta sorprende que se den las gracias. Ayudar no cuesta nada y sin embargo cuesta, por ello hay que agradecerlo.

Para finalizar, una foto que hice a un extracto del libro que espero motive la lectura:

Extracto libro Tu futuro es hoy

 

 

¿Cómo presentar la candidatura para que, aunque no sea la mejor, destaque?

Más allá de las profesiones relacionadas con la imagen, una de las competencias cada vez más demandadas es la creatividad. Es útil no sólo para la presentación de documentos, sino también para afrontar diferentes situaciones diarias. Una de las maneras de demostrar esta cualidad es cuando estamos optando a un nuevo puesto de trabajo, podemos presentar una muestra con nuestro portafolio.

El portafolio puede ser una opción para presentar la documentación que se puede entregar en la entrevista para reforzar la candidatura, que hará que sea diferente de las demás. Además de entregarlo hay que explicar por qué lo llevamos y qué contenido tiene:

  • CV personalizado en 1 sola página, no sólo de lo que hemos hecho, sino reflejar todo lo que podemos llegar a hacer. Es muy posible que ya tengan el CV, por lo que podemos presentarlo en otro formato, más creativo, que demuestre que tenemos esta competencia.
  • Referencias. Poner un índice de las mismas y detrás cada una de ellas.
  • Detalle titulación específica requerida para el puesto.
  • Artículos publicados, post que hagan referencia a la posición que se opta.

Esta documentación se presenta en un dosier, una carpeta de cartulina personalizada, que dejaremos a los reclutadores y que tendrán muy en cuenta cuando estén en la fase final al acabar las entrevistas, ya que hará que nuestra candidatura aunque no será la mejor, será diferente y por ello destacará.

Una vez conseguida la posición, hemos de seguir atentos, no relajarnos y continuar siempre que podamos con la formación, marca personal y red de contactos.

 

Imagen post realizada con Canva. Fotografía central carpeta es de mi banco de imágenes personal.